Batería auxiliar para campers

169

Written by:

La vida camper en furgo, u overland en todoterreno, puede ser muy bucólica, pero con una buena fuente de energía capaz de alimentar nuestros gadgets camper, puede convertirse ya en un modo de vida!

Cuando viajamos, disponer de una fuente de energía que no comprometa la batería principal de nuestro vehículo. Es decir, la batería dedicada a poner en marcha nuestro motor de arranque, es hoy por hoy, unos de los principales requisitos para equipar un vehículo camper o un simple todoterreno, capaz de alimentar nuestra nevera en los calurosos días de verano, así como dar suministro a luces para la acampada o volver a la vida a nuestros smartphones.

Para ello es necesario recurrir como mínimo a dos baterías en nuestro vehículo: una batería denominada principal o de “arranque”, que es la batería que nuestro vehículo usa su propia demanda energética ( motor de arranque, luces, etc) y una batería de servicio, también llamada auxiliar, secundaría o estacionaria, destinada a alimentar los elementos campers, en esencia nevera y luces.

De como conectar estas dos baterías, será objeto en otro artículo, ya que tiene su complejidad y discusión, y por el momento vamos a diferenciar simplemente entre tipo de baterías:

Baterías de arranque:

Son las baterías habituales de un vehículo, sean de tecnología de plomo-acido o AGM, normalmente, son baterías cuya principal característica es suministrar un pico de intensidad muy alto, en un espacio de tiempo muy corto, y intervalos de carga frecuentes.

Es decir, una batería de arranque suele describirse por su pico de intensidad máxima en amperios, por ejemplo 400A, 800A o 900A, y su capacidad de suministro expresada en amperios-hora, por ejemplo 75Ah, 100Ah, etc. Que nos habla de la capacidad de amperios a suministrar por hora, de forma que en teoría, si conectamos un dispositivo que consuma 1Ah la batería nos durará 75h, pero desde la más estricta teoría! Veremos más adelante por qué…

El problema viene que habitualmente las baterías de arranque no están diseñadas para soportar descargas profundas, es decir entre el 60-80% de su capacidad, sino que están pensadas para descargas superficiales, ya que habitualmente, durante su tiempo de uso, van a estar siendo cargadas por el alternador del coche. Así por ejemplo, lo normal es que una batería de arranque no sufra descargas de más del 20% y en el por de los casos del 50%
Así, una batería de arranque de 75Ah, en la práctica, como mucho se comportaría como una batería de 37Ah y en un rendimiento normal, como una batería de 15Ah aproximadamente.

Baterías estacionarías, de servicio o auxiliares.

Son baterías pensadas para suministrar una intensidad moderada o baja en un periodo de tiempo más o menos extenso (horas o días) y que puede ser igualmente cargada, en intervalos de tiempo largos (cada varios días)

Descripción de las características y capacidad de una bateria estacionaría

De esta forma una batería de servicio viene descrita habitualmente por los amperios hora bajo la nomeclatura C10, C20, C100, etc que según la norma IEC 60896-11 nos habla del régimen de descarga de una batería, es decir de 10 horas, 20 horas o 100 horas. De forma que una batería puede tener diferentes amperios hora en función del régimen de descarga, así podemos tener para una misma batería 55Ah para C10 y 60Ah para C100 lo cual nos informa del consumo en vatios (w) que podemos aplicar a dicha batería, es decir:

Para C10 tenemos ( 55 Ah/10 horas ) x 12V = 66W
Para C100 tenemos que ( 60Ah/100 horas) x 12V = 7.2W

Es decir, con un consumo de 66W la batería durará 10h y con un consumo de 7.2W la batería durará 100h, a más consumo, menos duración, lógico ¿no?

Así por ejemplo el consumo típico de una nevera de compresor de 12v suele estar sobre los 45w, por tanto una batería de 55Ah a C10 nos durará aproximadamente unas 13h. esto partiendo, evidentemente que su compresor funcione de forma ininterrumpida, situación poco frecuente, o que solo se puede dar con temperaturas muy altas.

De la profundidad de las descargas o Depth of Discharge (DOD), se deducen los ciclos de carga/descarga, es decir, la vida de la batería. De esta forma, por ejemplo nos habla de una capacidad de 800ciclos para 60% de DOD. Es decir, que si dicha batería se descarga solo un 60% durante su vida útil soportará 800 ciclos sin ver mermadas sus capacidades de forma significativa. Si por la contra, una batería de 800 ciclos solo se descarga un 10% alargaremos su vida hasta los 5000 ciclos aproximadamente, y por la contra descargas del 80% mermaran la batería hasta los 500 ciclos.

Por eso, todos los fabricantes de baterías recomiendan no apurar demasiado las baterías, ya que dichas prácticas mermaran considerablemente la vida de las mismas.

La profundidad de descarga recomendada, es un factor a tener muy en cuenta, ya que por ejemplo una batería de 60Ah que podemos descargar un 80% nos estará ofreciendo unos 48Ah reales, pero una batería de 100Ah que solo podemos descargar un 20%, como puede ser el caso de una batería de arranque solo nos esta ofreciendo 20Ah reales. Y aunque ciertamente podemos forzar descargas profundas en cualquier tipo de batería, estas acortaran sensiblemente los ciclos de carga/descarga, haciendo que nuestra batería dure menos. En general dicho dato relativo a los ciclos, solo se especifica en las baterías de servicio o estacionarias.

Baterías según construcción

Otra forma de clasificar las baterías, aunque de cierta forma, no tiene una relevancia tan alta como muchos usuarios le dan, es en función de su tecnología de construcción. Esta tecnología posee una fuerte vinculación con la capacidad de soportar descargas profundas, lo que se conoce también como ciclo profundo, y así aprovechar al máximo sus capacidades. Sin embargo, hay que recalcar de nuevo, que cuando hablamos de descarga profunda, estamos hablando de una descarga del orden del 60% u 80% de la capacidad de la batería, mientras que en baterías no diseñadas para soportar tales descargas, estamos hablando del orden de un 20%.

Desde este punto de vista vamos a tener, en esencia, tres tecnologías bien conocidas:

Baterías de Plomo-ácido

Batería de arranque de plomo-acido

Es el tipo de batería “tradicional” ya que atienden al concepto de pila electroquímica más básico, es decir, dos electrodos (ánodo y cátodo) conectados entre sí e embebidos en un electrolito, que habitualmente es ácido sulfúrico. Se conocen también como baterías húmedas, porque el electrolito se encuentra en estado líquido bañando las placas de plomo. Las baterías de plomo-ácido son las más comunes, como baterías de arranque en vehículos, pero también las podemos encontrar como baterías de ciclo profundo para instalaciones fotovoltaicas. 

Las baterías de plomo-acido, no están selladas, por lo que solo pueden ubicarse en la posición natural de toda batería (los bornes hacia arriba). Cuando se instalan en vehículos todoterreno, las vibraciones y oscilaciones pueden mermar la vida de la batería. Finalmente, durante las fases finales de carga, este tipo de baterías desprenden oxígeno e hidrógeno, por tanto no se deben usar en ambientes cerrados.

Baterías de Gel

Batería estacionaría de gel Sonnenschein

Son la evolución de la batería de plomo-acido, o batería húmeda, ya que el electrolito es gelificado, lo cual soportan muy bien las vibraciones (barcos, todoterrenos, etc) y permiten su ubicación en múltiples posiciones, ya que éste no se derrama.

La batería de gel fue desarrollada por la empresa Sonnenschein actualmente en manos de Exide, bajo el nombre comercial de “dryfit” o “dry fit”, lo que en la actualidad equivale al concepto de batería de gel.

Las baterías de Gel, van selladas, pero disponen de una válvula VRLA (Valve Regulated Lead Acid) que permite la liberación de gases en caso de sobrepresión. Las baterías de Gel pueden llegar, por tanto a perder agua durante su tiempo de vida, motivado por las altas temperaturas o excesos de carga. 

Las baterías de gel, normalmente, aceptan tensiones de carga bajas, es decir, como máximo de 14.4v y tensiones de flotación de entre 13.3v y 13.8v. Por lo que debemos tener cuidado durante la carga con las tensiones que se entregan a la batería, en el caso de cargarse con el alternador del vehículo.

Las principales características de una batería de gel genérica son:

  • Muy buena resistencia a las vibraciones, oscilaciones, etc.
  • Voltaje de carga relativamente bajo
  • Buena resistencia al calor y altas temperaturas
  • Son particularmente longevas.
  • Poseen una descarga, durante su almacenamiento muy baja.
  • Son el tipo de batería más caro.

Baterías AGM

Batería AGM de altas prestaciones OPTIMA

La batería AGM es la evolución de la batería de Gel, y comunmente se conoce como batería seca o de electrolito absorbido (Absortion Glass Mat). La gran diferencia respecto a las baterías de gel, es que no existe ningún tipo de pérdida de agua durante su uso, al igual que por su construcción, las convierten en baterías más resistentes que las propias de gel. El comportamiento de una batería AGM a nivel de carga es muy similar a la de plomo-ácido, por lo que no presentan ningún tipo de particularidad a la hora de substituirlas en nuestro vehículo. Su tensión de carga suele estar por encima de 14.4V hasta 14.7V, normalmente.

Algunas características de las baterías AGM son:

  • Trabajan mejor con corrientes elevadas que las de Gel (motores de arranque, cargas a mayor tensión)
  • Voltaje de carga alto, lo cual puede ser un problema dependiendo del sistema de carga
  • Soportan mejor el frío que las de Gel, pero no tanto el calor.
  • Son más sensibles a las sobrecargas
  • Menor duración que las de gel
  • Más resistencia a vibraciones que las de gel

Como hemos visto, los diferentes tipos de baterías tienen diferentes características, por lo que NUNCA se deben montar en paralelo, sin algún tipo de dispositivo inteligente que regule la carga por separado de cada batería. Aspecto del que nos encargaremos en otros artículo.

Los actuales vehículos con función start-stop, vienen equipados con baterías AGM específicas para esta tecnología. Pero de nuevo debemos apelar, que cada batería se diseña para un fin concreto. Cierto es que una batería AGM soporta descargas profundas, pero una batería de arranque, no esta diseñada para un buen comportamiento como batería auxiliar para suministro sino para ofrecer picos de tensión muy altos en tiempos muy breves.

Conclusiones:

Es muy importante conocer documentarnos bien sobre el tipo de batería que necesitamos, los consumos que vamos a demandar en vatios, los intervalos de carga/descarga, y la capacidad de soportar más o menos descargas profundas.

De igual forma, existen baterías cuya perdida de carga, o autodescarga, durante el almacenamiento, es decir, periodos de tiempo sin uso, es mínima, por ejemplo en la tecnología de Gel. Esto es importante, en actividades de ocio, donde es probable que nuestro vehículo permanezca parado durante más o menos ciertos períodos de tiempo.

Muchos aficionados al mundo camper, montan baterías de cualquier tipo como batería de suministro, incluso reciclando baterías antiguas, sin que aprecien mermas en el rendimiento, sean AGM, Gel o plomo-ácido. Situación que ha llevado a debatir mucho en ciertos foros, y que en esencia viene determinada porque los ciclos de carga/descarga de una batería camper, destinada a momentos de ocio, no son demasiados en muchas ocasiones, en comparación con las veces al mes que llegamos a introducir carga en una batería de arranque de un coche utilitario con un uso moderado. La baja frecuencia de uso, de muchas baterías destinadas al mundo camper hace que su uso se prolongue más de lo estimado en función de su mal uso (descargas profundas y acortamiento de los ciclos de carga/descarga).

También hay que tener muy presentes factores de tensiones de carga, ya que hay baterías más exigentes (AGM) que otras (GEL) lo cual puede ser un problema a la hora de cargarlas con uno u otro método (alternador vs instalación solar)

Sin embargo, si queremos optimizar al máximo los costes de una batería para suministro en campers u overlands ciertos cálculos y precauciones nos pueden ayudar a ahorrar bastante dinero.

Last modified: 3 enero, 2019

Comments are closed.