Instalación de la emisora en un vehículo camper o 4×4

10538

Written by:

El uso de emisoras de radio, generalmente de Banda Ciudadana (CB, 27Mhz, 11metros, etc) es recomendable para aquellas actividades que se hagan al aire libre, en esencia por falta de disponibilidad de red de telefonía móvil, o cuando viajamos en grupos, por la comodidad y bajo coste de las comunicaciones.

Las virtudes y tipos de “bandas” existentes en el mercado ya las abordamos en otro artículo, por lo que a continuación vamos a abordar algunos pormenores y consejos de la instalación de un equipo de radio, es decir: emisora, una antena, la base para sujetar la antena, y el cable que la comunique con la emisora.

Antenas móviles para emisoras de CB.

El mundo de las antenas es tremendamente amplio y complejo, y trasciende a la temática de esta web, por lo que en esencia, vamos a referirnos a la característica que más nos afecta cuando instalamos una antena de Banda Ciudadana en un vehículo, ya sea para 4×4, overland, autocaravana, camper, etc…. que es la longitud de esta.

Cuando nos adentramos en un catálogo de antenas móviles para Banda Ciudadana o 27Mhz, vamos a encontrarnos con decenas y decenas de antenas diferentes a precios no excesivamente altos, del orden de los 20€ hasta los 100€, pero no se trata en general, de un producto caro. Es importante no confundir las antenas para CB con las antenas para otras frecuencias, cada antena esta diseñada para un rango de frecuencias concreto.

Una antena para la CB, de forma teórica, debería tener un desarrollo de unos 11m, es decir, los equivalentes a su longitud de onda. Pero dado que esto es inviable, se agrupan por fracciones es decir 1/2, 1/4 y en particular 5/8 que es la fracción más popular en antenas móviles. Una fracción de 5/8 dependiendo del diseño de la antena puede encontrarse en medidas que van de los 80cm a los 150cm, más o menos. Existiendo fracciones menos usadas como la 7/8 para antenas que tienen sobre 200cm, como puede ser la conocida Super Santiago 1200 de Sirtel.

Por regla general, cuanto más longitud tenga una antena, mejor prestaciones desarrolla, sin embargo, en actividades al aire libre, salvo que nos movamos por zonas descampadas, las antenas largas suelen ser un problema con la maleza ya que tienden a engancharse y forzar en exceso las bases o sujeciones, además normalmente no necesitamos emitir a grandes distancias, ya que con frecuencia la usaremos para comunicarnos con nuestros compañeros de ruta. Quizás lo mejor, es disponer de dos antenas, ya que estas no tienen un coste elevado, para usar en función de uno u otro terreno y el propósito, es decir, si necesitamos comunicarnos a largo alcance o a distancias cortas.

Partes de una antena movil CB27 en un 4×4

Con frecuencia, cuando revisamos un catálogo de antenas vamos a escuchar hablar de “bobina” y “radiante” o “varilla” esto es, porque la gran mayoría de antenas móviles están compuestas por dos partes, la bobina, la cual lleva atornillada una varilla o radiante. En algunos modelos, dicha varilla se puede comprar como repuesto. 

Otra parte importante de la antena es su conector, y aunque hay diversas alternativas, lo más común es que nuestra antena venga con el conocido conector PL-259 macho, el cual será la vía de unión con nuestra base.

La base

Diversos tipo de conectores en una instalación de CB27

Un problema y quebradero de cabeza común, es donde anclamos nuestra antena con cierta propiedad y con frecuencia, donde menos “moleste”. Es decir, en ciertos vehículos camper, realmente la altura que gana la antena no es muy relevante, pero en todoterrenos u overland la antena suele entorpecer bastante el avance entre zonas con cierta vegetación y arriesgamos la rotura de la antena, la base o incluso dañar el coche.

Como bases tenemos dos formas de abordar el problema:

  1. Taladrando la chapa del coche, es sin duda la mejor opción, pero la menos atractiva. Si optamos por esta opción, necesitaremos una base del tipo PL hembra, que simplemente hace de rosca entre la antena y la chapa del coche. Hay que prestar atención a no agujerear el coche, en una zona donde existan “nervios” ya que nuestra antena será inaccesible!
  2. Bases magnéticas. Se trata de una opción popular para aquellas personas que hacen rutas esporádicas. Se trata de una base de un diámetro aproximado de 20cm con un potente imán que se fija con cierta robustez a la chapa del coche. Con antenas largas, hay que tener precaución que se pueden soltar con la fuerza del viento, y en 4×4 si hay mucha vegetación, no son nada recomendables ya que se sueltan continuamente.
  3. Bases para maleteros, portones y capo. Son quizás la opción más popular, porque la antena va atornillada a la carrocería, pero de forma reversible. Las ubicaciones son múltiples, desde los flancos del portón trasero, del capo, etc. En este tipo de bases, existen sobre dos tipos, las más sencillas que precisan de un conector PL como el citado en el punto 1º, y los que ya incorporan conector PL hembra el cual suele ir conectado con un pequeño conector del tipo CM52.

Los cables

El cable típico para conectar nuestras antenas con la emisora suele ser un tipo de cable coaxial RG-58 con un PL que se suele comprar ya montado en longitudes aproximadas de 4m. Estos cables suelen venir montados con conectores PL259 a los extremos, es decir, un PL, tipo chasis para el caso de antenas donde hayamos perforado la carrocería de nuestro coche, y al otro extremo un conector PL común, ambos del tipo macho. 

Otra opción con ciertas bases es que el extremo que va a la base lleve un conector del tipo CM52, que es más pequeño que el PL y al otro extremo el PL convencional.

A la hora de elegir base y en consecuencia tipo de cable con sus conectores, debemos tener en cuenta como pasaremos el cable hasta nuestra emisora, partiendo del hecho del tamaño de los huecos. Es decir, si seremos nosotros quien montemos los conectores PL, el problema no es excesivo, pero si vamos a usar cables ya grimpados con sus PL a cada extremo, puede ser un problema el pasar el cable por ciertos huecos. En este caso, el conector del tipo CM52 es más fácil de pasar por pequeños huecos que el PL259 estándar que es de mayor diámetro.

¿Dónde ubicar la antena en un coche?

Un de los principios de funcionamiento de una antena móvil para CB, es el concepto de dipolo, que sin entrar en el concepto, nos exige un elemento vertical, formado por la propia antena, y uno horizontal, conocido como “plano de tierra” formado por la chapa del coche. Esto, en pocas palabras, hace que la energía emitida por la antena sea reflejada por el propio coche. Esta situación, nos exige ante todo, una correcta masa, entre la antena y la chapa del coche. Situación que con frecuencia, motivado por el aislamiento de la pintura del coche, no siempre se produce. 

Esta situación también nos introduce en el problema de los vehículos con carrocería de fibra, tipo autocaravanas, para lo cual debemos apostar por antenas específicas para estos vehículos.

Según esto, el mejor sitio, para emplazar una antena, es la parte central del techo de nuestro coche, pero que habitualmente en los vehículos camper, y en particular 4×4 suele ser un sitio poco adecuado por lo expuesto a las ramas de los árboles, o porque con frecuencia llevamos una baca u otros accesorios en el techo.

Por tanto, la mayoría de usuarios suelen apostar por el capo, ya sea próximos al parabrisas o en el morro del coche, o incluso en la propia defensa.

“Calibración” de la antena.

Uno de los problemas más comunes a la hora de instalar una emisora de Banda Ciudadana en un coche, son los problemas con la ROE o Relación de Ondas Estacionarias, conocida en términos anglosajones como SWR o Standing Wave Ratio. 

Para entendernos rápidamente, la ROE es la relación entre la cantidad de energía emitida y la cantidad de energía reflejada, que vuelve hacia nuestro equipo, empeorando el rendimiento de nuestro equipo o en el peor de los casos dañándolo. 

El cálculo de la ROE se hace con un pequeño medidor diseñado para tal fin, el cual se interpone entre la emisora y la antena. Para lo cual necesitamos además un pequeño latiguillo que conecte el medidor con la emisora. Las escala de estos pequeños medidores suele estar expresada en unidades que van del 1 al 10 con una zona roja a partir del 3 indicando claramente el peligro. 

En general se dice que podemos tolerar una ROE de hasta 2 unidades, pero nunca sobrepasar las 3 unidades ya que podemos dañar el equipo. Hay que pensar, que la ROE tiene unas implicaciones en la pérdida de potencia del equipo, es decir, con una ROE de 2 unidades perdemos sobre el 10% de potencia de emisión, mientras que una ROE de 3 implica una pérdida del 25% además de un daño potencial para la emisora.

Nunca debemos emitir por una emisora que presente una ROE, o relación de ondas estacionarias mayor de 3 unidades, ya que podemos dañar la emisora.

¿Cómo se usa un medidor de ROE?

Estos medidores se usan de la siguiente manera:

Calibración del medidor de ROE. Siempre en posición FWD ajustamos la calibración o «cal»

Relación de ROE o «estacionarias» muy alto. La calculamos en posición «ref» (Reflected) y pulsando el PTT del micro.

  1. Elegimos un canal alto, o bajo en nuestra emisora, por ejemplo el 1 o el 40
  2. Ponemos el interruptor del medidor en la posición de FWD (forward, enviada)
  3. Pulsamos el botón de emitir de nuestra emisora (PTT)
  4. Ajustamos la rueda del medidor hasta que la aguja este en la marca de “SET” habitualmente al final justo de la escala.
  5. A continuación ponemos el interruptor en REF (reflected, reflejado) y anotamos el valor que nos da. Habitualmente, no deberíamos estar por encima de 2.

A continuación repetimos el mismo proceso para el canal opuesto, más alto o más bajo en su defecto, y anotamos el valor. Y podemos concluir que:

Relación de ROE o «estacionarias» correcta. Hasta 2 unidades la ROE podria ser aceptable, pero mejor estar por debajo de 1.5

  1. Si para todos los canales estamos por debajo de 2, y mejor todavía, si esta a próximo a 1 la instalación esta correcta
  2. Si tenemos valores por encima de 3, es probable que tengamos un fallo en el cable (que este roto, algún cortocircuito, etc) o que la antena no este haciendo bien masa contra la chapa del coche. En un principio debemos comprobar la continuidad del cable por si tiene un corto, y luego probar a mejorar la masa de la antena, raspando un poco la pintura, metiendo un buen cable de cobre desde la masa hasta algún sito idóneo en el chasis, etc.
  3. Si la medición es más alta en los canales altos, la antena es demasiado alta.
  4. Si la medición es más baja en los canales bajos, la antena es corta.

¿cómo ajustamos la antena?

La mayoría de antenas, entre la bobina y la varilla, llevan una serie de tornillos que permiten distanciar unos centímetros la varilla de la bobina: alejando la varilla ganamos longitud y bajando la varilla la acortamos.

Cuando ya bajamos por completo la varilla y la ROE aún nos pide más, se procede a cortar la varilla, de centímetro en centímetro y verificamos de nuevo la ROE. Y teniendo en cuenta que si tenemos muy alta la ROE en los canales altos, y muy baja en los bajos, con el acortamiento, acabaremos subiendo la ROE de un extremo y bajándolo en otro.

Si esto sucede, la primera opción es ceñirse a un rango de canales, es decir, es común que ciertas antenas no sean capaces de funcionar con propiedad en todo el rango de canales, y por ejemplo solo podamos usar del 1 al 30 o del 1 al 20

¿Y si no hay manera de bajar la ROE ajustando la antena?

Uso de un «acoplador» para atenuar la ROE o estacionarias

Si la ROE sobrepasa con creces las 3 unidades, pues hay que revisar la instalación primero, si todo parece correcto, podemos acudir a un dispositivo llamado “acoplador” o “matcher”. 

Los acopladores van entre la antena y la emisora, y suelen tener dos potenciometros, el de la derecha se suele llamar “load” y el de izquierda “tune” pero es común que ciertos dispositivos económicos, no lleven ningún tipo de etiqueta. 

La forma de calibrar el equipo es interponer además del acoplador el medidor de ROE, y giramos los dos potenciometros a la izquierda. Ponemos la emisora en el canal 40, y ajustamos el potenciometro de la derecha hasta bajar lo máximo posible la ROE, cuando ya no baje más ajustamos un poco con el de la izquierda. Luego pasamos al canal 1 y probablemente nos pida mover un poco el izquierdo, de forma que a base de ajustar uno y otro, llegaremos a un compromiso entre la ROE de las altas frecuencias, canales altos, y bajas frecuencias, canales bajos.

Last modified: 15 marzo, 2019

Comments are closed.